Hidratación: factor clave en el manejo de la resaca

La rehidratación es clave para aminorar los efectos de la resaca.

Si saliste de fiesta e ingeriste alcohol sin moderación y, por si fuera poco, lo hiciste con el estómago vacío, es probable que presentes resaca, un conjunto de síntomas transitorios que pueden sacarte de balance durante algunas horas.

Los más comunes son dolor de cabeza, estomacal o muscular; cansancio, sensibilidad a la luz y a los sonidos, mareos, aumento o descenso de la presión arterial, falta de sueño, descoordinación, náuseas, vómito y sed excesiva. Además, puede haber ansiedad, culpa, depresión, irritabilidad y sensibilidad extrema.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS,  la resaca (conocida coloquialmente como ‘cruda’) es un estado posterior a la intoxicación etílica. La intensidad de su manifestación depende de la cantidad de bebidas embriagantes ingeridas, así como del estado físico y mental, aunque por lo general, cuando los niveles de alcohol en sangre son mayores, más intensos son los síntomas posteriores. La buena noticia es que no puede durar más de 36 horas, una vez que el destilado haya sido eliminado por tu cuerpo.

Es importante que recuerdes que la mayoría de los síntomas de la resaca están asociados con un estado de deshidratación generalizado debido a las sustancias contenidas en las bebidas alcohólicas y que no hay un tratamiento único o específico para paliarlos.

Lo que sí puedes hacer es limitar la ingesta de bebidas etílicas y, en caso de resaca, rehidratarte con un suero oral de grado médico a base de agua, electrolitos y glucosa que te ayude a reponer el agua y los minerales que perdiste.

Asegúrate que la solución en cuestión contenga glucosa, la cual facilita el transporte de los electrolitos a nivel celular y, en consecuencia, garantiza la adecuada hidratación.

Ten mucho cuidado con las bebidas energizantes o “anticruda”, que se comercializan en algunos puntos de venta como “remedio” para curar la resaca. La mayoría no cuenta con registro sanitario y han sido desestimados por la Secretaría de Salud, SSA y la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, COFEPRIS.

Estos productos generalmente contienen sustancias como cafeína, taurina o carnitina, las cuales pueden generar alteraciones en los sistemas nervioso y cardiovascular.

Recuerda que el consumo de alcohol puede provocar daños duraderos a tus órganos. ¡No te arriesgues! Evítalo o limítalo al máximo.

* Especialista en tratamiento nutricional para la obesidad y enfermedades metabólicas.

 

Referencias:

https://www.who.int/substance_abuse/terminology/lexicon_alcohol_drugs_spanish.pdf

https://www.who.int/substance_abuse/publications/alcohol_atencion_primaria.pdf

http://revistacofepris.salud.gob.mx/n/no6/bienestar.html

https://www.who.int/topics/alcohol_drinking/es/

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/157323/2_Comunicado_Bebidas_alcoh_licas_y_con_bebidas_adicionadas_con_cafe_na_PROFECO_COFEPRIS_07102016.pdf

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/116574/7_Alerta_sanitaria_PRODUCTOS_NO_CRUDA_04052016.pdf

Deja un comentario