Importancia de la hidratación en el tratamiento del dengue

El dengue es una enfermedad que transmiten los mosquitos hembra Aedes mediante la picadura. Afecta principalmente a lactantes, niños pequeños y adultos jóvenes. Se presenta mayormente en climas tropicales y subtropicales, especialmente durante los meses cálidos y lluviosos.

Los cuadros infecciosos de fiebre y vómito por dengue favorecen la deshidratación. La Organización Mundial de la Salud, OMS, señala que en el tratamiento de esta enfermedad es decisivo mantener el volumen de líquidos corporales mediante la ingesta de abundante agua o suero oral de grado médico, los cuales contienen un balance ideal de agua, glucosa y electrolitos que ayuda a la adecuada hidratación celular.

En las Américas existen las cuatro cepas del virus (DENV1, DENV2, DENV3 y DENV4). De acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, México reportó un incremento de dos a tres veces más casos en las primeras cuatro semanas de 2020 comparado con el mismo periodo de 2019.

Actualmente no hay medicamento específico para tratar el dengue, solo terapéuticas sintomáticas para tratar la deshidratación y la fiebre.

Los síntomas aparecen entre tres y siete días después de la picadura del mosquito da (periodo de incubación) y duran de dos a siete días. Incluyen dolor de cabeza, malestar en músculos y articulaciones, agrandamiento de ganglios linfáticos, sarpullido, fiebre mayor a 40 grados centígrados, náuseas y vómito.

Existe también el dengue grave, que puede ser mortal. Se caracteriza por dolor abdominal, dificultad para respirar, fatiga, frialdad en manos y pies, pérdida de líquidos, sangrado severo de nariz y/o encías, presencia de sangre en el vómito y daño de órganos como hígado, corazón y cerebro.

Detectarlo y recibir atención médica oportunamente puede salvar vidas. Es importante hacer hincapié que mantener un nivel de hidratación adecuado es fundamental para la supervivencia en ambos cuadros clínicos.

Para prevenir el dengue, la OPS, exhorta a evitar dejar al aire libre recipientes que contengan agua,  tales como: tanques, macetas, cubetas, botellas, barriles y llantas, debido a que son criaderos donde el mosquito suele depositar y reproducir sus huevecillos, mismos que pueden resistir condiciones ambientales secas durante más de un año.

De no ser posible lo anterior, cubrir, vaciar y limpiar los depósitos con agua cada semana y aplicar insecticidas adecuados sobre los mismos.

La Secretaría de Salud recomienda  a quien  vive o viaja a zonas donde hay casos, no exponerse a esta infección cubriendo la piel con camisas largas, pantalones y sombrero, usar repelente y utilizar medidas de protección como mosquiteros en ventanas.

En caso de tener alguno de los síntomas es importante acudir al médico de inmediato, no automedicarse e hidratarse de manera adecuada.

*Experto en medicina preventiva y control de infecciones.

Referencias:

Dengue, encontrado en:

https://www.who.int/topics/dengue/es/

Actualización Epidemiológica del Dengue, encontrado en:

https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_docman&view=download&category_slug=dengue-2158&alias=51692-7-de-febrero-de-2020-dengue-actualizacion-epidemiologica-1&Itemid=270&lang=es

Dengue: información general, encontrado en:

https://www.gob.mx/salud/acciones-y-programas/dengue

Dengue y dengue grave, encontrado en:

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/dengue-and-severe-dengue

Panorama epidemiológico del dengue, encontrado en:

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/577136/Pano_dengue_36_2020.pdf

Guía de bolsillo: Diagnóstico y manejo clínico de casos de dengue

https://www.who.int/denguecontrol/resources/guide_diagnosis_dengue/es/

Deja un comentario